NUESTRA HISTORIA

AYER


Antes de su construcción


Dentro del solar donde después se edificaría el colegio existía una fábrica de papeles pintados denominada Las Maravillas siendo adquirida por los Hermanos de las Escuelas Cristianas en agosto de 1889, once años después de su llegada a España procedentes de Francia.

Se funda entonces un Noviciado de advocación Mariana y de gran arraigo en la población madrileña, para después trasladarse a la población de Budejo en Burgos dejando el solar vacio, patrocinando así que este se convirtiera en colegio de segundaria.

El colegio imparte sus primeras clases en el mes de septiembre de 1892 heredando no solo el solar del Noviciado, sino que también hereda el nombre de la fábrica “Las Maravillas”, de donde podemos afirmar procede el nombre del Colegio y también el del Mercado.

El 11 de Mayo de 1931, justo un mes después de iniciarse la Segunda Republica en España, un incendio destruye por completo el Colegio de Nuestra Sra. de las Maravillas, situado para mas señas en el antiguo número 106 de la calle Bravo Murillo.

En 1933


Siendo alcalde de Madrid Don Pedro Rico López encarga al reconocidísimo arquitecto madrileño Pedro de Muguruza el proyecto de construcción de un Mercado Municipal que por sus dimensiones pasaría a ser el más importante de la capital además del más grande en superficie de toda Europa. Aún sigue siéndolo.

Pedro de Muguruza, fue miembro de la Real Academia de San Fernando y Director General de Arquitectura de Madrid.

Entre otros fue autor del edificio del Palacio de la Prensa en la Gran Vía, del Edificio Coliseum y la Estación del Norte de Ferrocarril. También diseño El Valle de los Caídos en San Lorenzo de El Escorial, y el monumento a Cervantes en la Plaza de España.

La ubicación era la idónea por el momento histórico que vivía la ciudad de Madrid y el populoso barrio de Cuatro Caminos. Barrio en pleno apogeo en la época y ruidoso por el constante paso de vehículos hacia Francia, pues era el camino hacia el Norte.

La existencia del Noviciado y después El Colegio, crea un desarrollo de comercio a las puertas del solar, creando una necesidad de mayor actividad comercial.

El proyecto de construcción del mercado se extiende durante los años 1933 a 1936, si bien por culpa de la guerra civil queda paralizada la construcción comenzando las obras de edificación en 1939.

Siendo ya alcalde de Madrid Don Alberto Alcocer, dichas obras se acometen en dos fases, la primera que se cierne sobre la planta de calle a ras de la calle Palencia teniendo una longitud aproximada de 200 metros lineales hasta llegar a la calle Hernani lindando al frente con la calle Bravo Murillo y por detrás a la calle Zarzalejo. Esta primera fase es ultimada en el año 1941 comenzando ya la venta en dicha construcción y que actualmente es destinada a parking, almacenes, tolva de basuras, zona de carga-descarga y cámaras comunes.

A finales de 1942


Finaliza la segunda fase de las obras, fecha en la cual se inaugura oficialmente el Mercado de Maravillas tal y como hoy lo conocemos, en planta superior elevando una altura sobre la calle Bravo Murillo para quedar al ras de la calle  Hernani al sur y bajando esa altura por la calle Palencia.

 

HOY


A lo largo de estos años en el edificio se han realizado diversas obras a nivel general.

Hasta 1984


La mayoría de las obras se orientaron a aumentar la superficie comercial, de modo que desaparecieron dos de los tres montacargas que existían desde el acceso por la calle Palencia, también parte de las escaleras de bajada del hall principal.

Desde 1990


La gran parte de las obras se han realizado para acondicionar el edificio en su faceta comercial, y como restauración de elementos principales. Así se han acondicionado totalmente las cubiertas, retejando e impermeabilizando con doble impermeabilización asfáltica. Ampliación del aparcamiento interior del mercado. Rehabilitación de las fachadas. Instalación de ascensores y montacargas repartidos por toda la superficie comercial y construcción de una escalera mecánica en el acceso principal por la calle Bravo Murillo.

También las instalaciones del edificio se han actualizado, de tal forma que la instalación eléctrica, la fontanería, la red de saneamiento y la de telefónica son nuevas, así como la instalación de climatización, que también es de reciente construcción, y ha dotado de calefacción y aire acondicionado a la planta comercial del mercado.

El cerramiento automático de todos sus accesos para mejorar su climatización, su entrada en el mundo de Internet con www.mercadomaravillas.eu, la implantación de sistemas novedosos de descarga y tratamiento de residuos, así como el traslado de los mismos.

Las principales remodelaciones son de acondicionamiento de las instalaciones a las exigencias de las nuevas normativas municipales, fundamentalmente, la eliminación de barreras arquitectónicas y adaptación a las medidas de prevención de riesgos laborales, también se destaca la apuesta por el ahorro energético.

También se han incorporado dos puntos de acceso a Internet, para dar posibilidad de buscar cualquier información que necesitemos en algún momento a través de la red de redes.

Existen proyectos que el Mercado deberá acometer en un futuro, como la ampliación del aparcamiento uniendo el parking de la plaza de Condesa de Gavia con el del interior del mercado, la actualización de la carga y descarga de mercancías, ampliación de cuartos de baño, aseos y vestuarios.

ASÍ SOMOS


La distribución


El Mercado de Maravillas, es uno de los primeros centros comerciales a gran escala que se realizan en España, creando una morfología nueva.

Es un edificio de 2 plantas estando la planta baja destinada a usos comunes de carga y descarga de mercancías, recogida de basuras, cámaras, almacenes y aparcamiento de vehículos.

La Planta comercial se sitúa a 2 metros de cota sobre la entrada principal en la calle Bravo Murillo. Originalmente existía una gran escalera en el hall de entrada, y era de trazado palaciego, es decir un gran tramo de subida a la planta comercial y dos tramos laterales de bajada a la planta baja con el solado de terrazo “in situ” de diferentes colores con la fecha de su inauguración construida en color en el pavimento.

La estructura


La fachada principal en la calle Bravo Murillo es de ladrillo visto colocado a hueso, con una importante marquesina en voladizo de hormigón armado, y la planta baja porticada con pilares chapados con granito gris cristal.

Destaca la gran superficie construida del edificio de aproximadamente 20.000 m2, de los que casi la mitad, 8.800m2, son dedicados a uso comercial y en una sola planta.

También es de mencionar la estructura del edificio. En la planta baja es de hormigón armado, con una retícula de 8x11m para los pilares. En la planta primera los pilares son de acero.

Los forjados son losas de hormigón armado de 30 cm. de espesor. Destaca la cubierta en forma de diente de sierra, con ventanales acristalados orientados al norte, de forma que la luz cenital da un ambiente único al interior de la gran nave comercial.

Valor histórico


En el Plan General de Ordenación Urbana de Madrid, en vigor desde 1985, el edificio del Mercado de Maravillas aparece catalogado, con un nivel de protección 3, donde hay que conservar el estado actual de todas las fachadas y de todos los elementos singulares como las escalas.